Dermatología para estructura y seguridad

     La dermatología es la parte de la medicina y la biología que tiene la función de centrarse en la piel del cuerpo humano. En definitiva, se centra en cualquier afección que afecte al cuerpo humano. Como ya sabes, la piel es el órgano más grande del hombre, y es una parte muy importante, por eso todos debemos mantenerla sana y hermosa para mantener el cuerpo en las mejores condiciones.

Sin embargo, la función principal pero menos conocida de la piel son todos los sensores para detectar el entorno que nos rodea, que está relacionado con el sistema de homeostasis del cuerpo, que se encarga de mantener un entorno interno constante del cuerpo humano.

Pocas personas saben que la piel está estrechamente relacionada con los vasos sanguíneos del cuerpo. Cambia estos vasos cuando la temperatura corporal sube o baja. Una gran parte de la dermatología es la que provoca la vasodilatación o vasoconstricción de los vasos sanguíneos.

Si el cuerpo humano está demasiado caliente, los sensores de la piel lo detectarán y causarán vasodilatación de los vasos sanguíneos cerca de la piel, lo que se expandirá y bajará la presión arterial y debido a que la superficie de los vasos estará más cerca de la piel es más fácil para el calor. para escapar de su interior.

Todo esto ayuda a que el cuerpo se enfríe, y por eso la piel se enrojecerá cuando tengamos demasiado calor. La segunda respuesta a los cambios de temperatura es cuando la piel siente que el cuerpo se enfría demasiado y provoca la vasoconstricción de los vasos sanguíneos. Aquí es donde disminuirán de tamaño, lo que significa que la presión arterial aumenta y la superficie de los vasos estará más alejada de la piel, lo que significa que hay menos pérdida de calor que ayuda a calentar el cuerpo.

Otro secreto de la dermatología es detectar el dolor que se realiza a través de la piel. Este secreto es una función muy importante de la piel, porque sin él podríamos dolernos aún más, porque no nos daríamos cuenta de que nuestro cuerpo está dañado. .

La función de los sensores cutáneos es detectar el calor extremo en el cuerpo y eliminarlo. Si se detecta que algo está en contacto con la piel, los nervios se enviarán instantáneamente al cerebro. Entonces, el cerebro coordinará instantáneamente una respuesta y hará que la extremidad lesionada se elimine del estímulo dañino, que luego sirve para proteger al cuerpo del dolor.